COMO PREVENIR LA OBESIDAD INFANTIL

Según la Organización Mundial de la Salud, 43 millones de niños menores de cinco años reportan sobrepeso, debido a malos hábitos alimenticios y falta de actividad física.

Beber agua.
En lugar de darles refrescos o jugos de caja, que están llenos de preservativos y colorantes, estimule el consumo de agua, preferiblemente después de hacer deporte. Limpia su organismo y los mantienen hidratados.

Darles fibra.
En cada comida es recomendable incluir alimentos ricos en fibra como frutas, verduras y legumbres porque aumentan la sensación de saciedad.

No obsesionarse con la comida.
Si su hijo no muestra mucho apetito no lo obligue ni le embuta los alimentos porque, con el tiempo, estimula una dependencia que desemboca en gordura.

Enseñarles a masticar.
Los niños suelen ser muy ansiosos y se olvidan de masticar: se tragan bocados enteros. Es importante que aprendan a comer despacio para digerir mejor los alimentos.

Comer en familia.
Cuando los niños comen en la mesa con sus padres, tienden a imitarlos, lo que hace más fácil que consuman alimentos más sanos. Procure que dos de las tres comidas principales sean en familia.

Darles comida saludable.
En ocasiones lo que engorda son las salsas y condimentos que acompañan las comidas. Sea cuidadoso a la hora de sazonar para evitar excesos y problemas de colesterol.

Mantenerlos activos.
Estimular que practiquen deporte o cualquier otra actividad física mínimo una hora en el día, es indispensable para evitar la obesidad. Ver televisión, estar frente al computador o jugar videojuegos promueven el sedentarismo. No las prohíba, simplemente establezca horarios.

Evitar dietas drásticas.
Un menor en crecimiento necesita todos los aportes calóricos y proteínicos posibles. No lo someta a dietas sin sentido que no son para nada saludables. No les prohíba comer dulces o chocolates, sólo establezca horarios y porciones para que no abusen de este tipo de alimentos.

.

Siguenos en