AJO PARA UNA BUENA SALUD

Pese a no tener un aroma o sabor agradable para algunos, el ajo puede ser beneficioso para la salud. Debido a su contenido de aliína, el ajo tiene propiedades desinfectantes, diuréticas y expectorantes.

El ajo es un condimento natural de origen asiático que, por su aroma y sabor, es muy utilizado en la preparación de platos de la cocina hindú y mediterránea. Además, contiene propiedades benéficas que ayudan a eliminar toxinas y descongestionar las vías respiratorias. Y es usado en el tratamiento de afecciones de la piel, porque es antioxidante y antibiótico.

Aunque el ajo tiene un aroma propio que no es agradable para algunos, también puede producir un mal olor cuando se consume, esto es consecuencia de su alto contenido de aliína, una sustancia que depura el cuerpo y lo desintoxica a través de la sudoración. Por eso, a las personas que no tienen buenos hábitos alimenticios se les hace más notorio, debido a que el ajo realiza un proceso de eliminación de toxinas; mientras que para los que llevan una dieta saludable, el olor es nulo o muy leve durante un corto periodo.

BENEFICIOS INTERNOS
1. Circulación: el ajo es considerado un purificador de la sangre, ayuda en la síntesis de los ácidos grasos y controla los niveles de glucosa, permitiendo la adecuada circulación. Se recomienda en personas con altos niveles de colesterol o problemas de azúcar.

2. Digestión: Ayuda a la asimilación de los alimentos y, por sus propiedades desinfectantes y antibióticas, estimula la secreciones digestivas protegiendo el estómago y los intestinos de posibles infecciones.

3. Respiración: con síntomas asociados a la gripa, como congestión o tos, se recomienda consumir agua de ajo porque es expectorante y desinfecta la garganta, la laringe y los bronquios. Triture un diente de ajo, mézclelo con el zumo de un limón y una cucharada de miel, disuelva el resultado en una taza de agua caliente y consúmalo.

4. Relajante: Por su contenido de fósforo y azufre ayuda a tranquilizar. La forma más sencilla de usarlo es hervir un diente en leche y tomarlo en pequeños sorbos.

BENEFICIOS EXTERNOS
Es utilizado en tratamientos contra las afecciones de la piel, pues combate las infecciones por sus propiedades antibacterianas, proporcionando una barrera que impide la invasión de microorganismos. Por ser rico en fibras de colágeno, también es usado para fortalecer y estimular el crecimiento de las uñas y el cabello.

1. Para las uñas: El ajo ayuda a fortalecerlas, por tanto es frecuente encontrar esmaltes con extracto de este vegetal. Si tiene las uñas frágiles, puede machacar un diente de ajo y ponerlo a hervir por unos minutos en una pequeña cantidad de agua, deje enfriar la mezcla y aplique.

2. Para la piel: los hongos, las verrugas y el acné son alteraciones producidas por virus, bacterias o parásitos. El ajo es desinfectante y antibiótico natural, por eso el consumo de este condimento evita la aparición de estas. Aunque no hay soporte médico, hay quienes creen que frotar un diente de ajo sobre la zona afectada elimina las alteraciones cutáneas, pero se debe tener cuidado porque puede causar irritación en la piel sana.

Siguenos en